baja voluntaria
La baja voluntaria consiste en el desistimiento por parte del trabajador de la relación contractual con el empresario. Son numerosas las circunstancias que pueden llevar al trabajador a tomar la decisión de cesar en su relación con la empresa, pero debe destacarse que este desistimiento voluntario es un derecho del trabajador, que no puede ser obligado a ser retenido en el puesto de trabajo y entraría dentro del derecho de toda persona a trabajar y a elegir su puesto de trabajo.
Regulación de las bajas voluntarias
Para realizar una aproximación ordenada al ordenamiento jurídico, vamos a empezar por desgranar los que nos dice la Constitución Española sobre los derechos del trabajador. En su artículo 35 nos hablar del derecho de todo español al trabajo, incluyendo la libre elección de profesión u oficio. De este precepto constitucional se concluye que cualquier trabajador puede libremente cambiar cuando crea conveniente su situación laboral. Además, el artículo reconoce también el derecho a la promoción a través del trabajo, lo que podría ser interesante también en cuanto a que una baja voluntaria puede suponer cambiar a un trabajo de mayor calidad profesional.
Por otro lado, debemos acudir al Estatuto de los Trabajadores para encontrar el desarrollo normativo correspondiente. En el artículo 49.1, referente a la extinción de un contrato, se establece que el contrato se extinguirá por la dimisión del trabajador, aunque puntualiza que debe mediar un preaviso que variará según convenio o costumbre.
Preaviso a la empresa de la baja voluntaria

Resulta importante concretar con el convenio colectivo aplicable el preaviso de la baja voluntaria, que generalmente es de 15 días aunque podría ser más amplio, incluso llegando a los dos meses. Si en el convenio colectivo no se mencionara nada del preaviso la costumbre es realizarlo con 15 días de antelación, preferiblemente mediante escrito aunque no es un requisito necesario.
Calcular el finiquito por baja voluntaria
Por hacer una conexión con el apartado anterior, podemos destacar que en caso de incumplimiento del requisito del preaviso se daría un supuesto de derecho de indemnización a la empresa por los perjuicios causados, cantidad que suele disminuirse del finiquito correspondiente.
Una de las diferencias más relevantes entre un despido, excepto el disciplinario, y una baja voluntaria es el derecho a indemnización. Una baja voluntaria nunca generará un derecho a indemnización a no ser que se haya acordado lo contrario entre el empresario y el trabajador.
A lo que sí que se tiene derecho en el supuesto de baja voluntaria es a un finiquito que recogerá distintos conceptos:
1.El primero de ellos y que puede ser el más cuantioso es el de los días trabajados y que todavía no hayan sido remunerados, normalmente del último mes no finalizado pero si la empresa debe algún salario anterior al trabajador también deberá ser abonado en el finiquito. No debemos olvidar la cantidad correspondiente a horas extra en el supuesto de que las haya.
2.También se debe incluir en el finiquito la parte correspondiente a las pagas extras que no se haya cobrado todavía. No se generará dicho importe en el supuesto de que las pagas extras vayan prorrateadas dentro del salario, en cuyo caso sólo se devengarán derechos por lo no cobrado en ese mes.
3.Finalmente se deberá abonar la cantidad correspondiente a las vacaciones que se hayan generado y no se hayan disfrutado.
La suma de los tres conceptos anteriores nos dirá la cantidad que le corresponde al trabajador que solicita la baja voluntaria en concepto de finiquito. 

Espero que esta información te haya servido de interés y no dudes en dejar un comentario sobre cualquier asunto. También puedes solicitar información poniéndote en contacto con nosotros.