hipoteca
En este artículo vamos a estudiar en qué consisten las cláusulas suelo y los aspectos más importantes de la famosa sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013.
Qué es la cláusula suelo
La comúnmente llamada “cláusula suelo” consiste en un porcentaje de interés mínimo que se debe pagar en un préstamo, independientemente de que los intereses  a pagar que corresponderían si no existiera dicha cláusula fueran menores. Ha tenido mucha relevancia en los contratos hipotecarios, en los que mayoritariamente se fijaba el tipo de interés variable referenciado con el Euribor.
Así, se podría decir que las cláusulas suelo convierten un préstamo con tipo de interés variable en uno con un tipo de interés mínimo fijo, que siempre se deberá pagar aunque el tipo de interés esté por debajo.
Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013
En concreto, nos vamos a centrar en cómo ha tratado jurídicamente el Tribunal Supremo la legalidad de las cláusulas suelo. El primer pronunciamiento a destacar es el que se produce en la extensa sentencia de 9 de mayo de 2013, en la que se nos dice que la cláusula suelo forma parte de los elementos esenciales del contrato. Por ello recalca la sentencia la importancia de que haya habido transparencia en la introducción de la cláusula en el contrato, ya que en el caso de que no la hubiera la cláusula sería nula. De hecho el Tribunal Supremo llega a decir –en el supuesto que estudia la sentencia– que aunque se cumplan con los requisitos establecidos en la ley para las condiciones generales de la contratación, el cliente no llegaba a percatar la importancia de la cláusula al establecerse el contrato hipotecario de interés variable.
Conclusiones de la sentencia
El Tribunal Supremo termina diciendo que las cláusulas suelo no son transparentes por una serie de motivos. Pero estos deben ser tenidos en cuenta a modo de ejemplo, ya que en un auto del Tribunal Supremo de 3 de junio de 2013, en el que aclara la sentencia comentada, se dice que los motivos dados en la sentencia deben ser considerados como parámetros. Debemos destacar que no todas las cláusulas suelo son nulas, sino que habría que estudiar caso por caso si hay una falta de transparencia real. Además, en el supuesto analizado encontramos que una de las partes contratante es un consumidor, por lo que la solución podría diferir en el supuesto de que fuera un profesional.¿Retroactividad o irretroactividad de la cláusula suelo?
Resulta muy importante determinar si la sentencia se aplica de forma retroactiva o no, puesto que esta circunstancia determina si el banco tiene que devolver todo lo cobrado de forma indebida antes de que se dictara la sentencia. En este supuesto, el Tribunal Supremos ha dicho expresamente en la sentencia de 9 de mayo de 2013 que la nulidad de las cláusulas no afecta a las resoluciones firmes ni a los pagos anteriores a la publicación de la sentencia. Esto quiere decir que la sentencia no tiene efecto retroactivo y, por tanto, no afecta a los pagos realizados con anterioridad a la sentencia.
El problema que surgió con posterioridad a la sentencia es que algunos tribunales sí que declararon la retroactividad de la sentencia,  teniendo que devolver los bancos todo el dinero que han ido cobrando de forma indebida.
Iremos analizando este tema junto con otros asuntos de las cláusulas suelo en posteriores artículos.
Espero que esta información te haya servido de interés y no dudes en dejar un comentario sobre cualquier asunto. También puedes solicitar información poniéndote en contacto con nosotros.